El  reloj biológico marca los ritmos naturales de nuestra vida, adaptarse a estos en una sociedad civilizada es un poco más difícil, pero no imposible, por ello es importante conocer algunas claves que llegan desde la Ayurveda.

El sueño se divide en dos etapas: antes de la medianoche (22-02h) y después de la medianoche (02-06h). En los adultos, los procesos más importantes de purificación y renovación, tienen lugar en las primeras 2h antes de la medianoche, es un periodo de sueño profundo que se denomina “sueño de belleza”, el resultado es un descanso profundo y un reposo fisiológico, tres veces más intenso que despues de la medianoche. Las hormonas del crecimiento se secretan a esas horas y son las responsables del crecimiento celular, la recuperación y el rejuvenecimiento del cuerpo.

El siguiente periodo después de la medianoche, lo emplean nuestros órganos vitales para evacuar los productos de desecho corporales del hígado, las células y los intestinos, se depura la sangre de los riñones y  del cerebro y se ajustan los niveles de oxigeno. Estas sustancias de desecho son transportadas a los órganos y sistemas de desintoxicación y eliminación.

Si queremos mantener un cuerpo joven y vital a cualquier edad, tenemos que reeducar nuestro ritmo vital de descanso, cenar poco por las noches y acostarnos pronto (a tener en cuenta los ajustes horarios de las distintas estaciones del año).

Hasta mañana me voy a la cama, que descanses